La noche de San Valentín: solo para sus ojos

| por | Sin categoría | 0 Comentarios:

En la mitad de este invierno loco de altas temperaturas y árboles en flor, hay una cosa que no falla: el 14 de febrero es el Día de los Enamorados ♥♡♥

A algunas personas no les gusta esta celebración. Les parece artificial, puramente comercial… Y sin embargo, a otras les encanta y sienten un deseo irrefrenable que les lleva a exteriorizar el cariño hacia su pareja en una jornada romántica.

Con todo el respeto hacia los primeros, vamos a ponernos en este último caso.bridget-Jones-bragas

Quedan menos de 100 horas para la fiesta del amor, y quieres celebrarla con tu pareja luciendo tu cuerpo de una forma especial. La noche del 13 al 14 quieres que sea distinta. Te gustaría sorprenderle con algo que no espere y que ponga su pasión a la altura de tus expectativas. Necesitas algo que te haga sentirte especialmente guapa, arrebatadoramente sexy. Algo nuevo para él y para ti. Pues mi propuesta es un clásico: ¡Lencería!

Seguro que has visto El diario de Bridget Jones. ¿Recuerdas el dilema de la protagonista cuando, antes de la cita con Hugh Grant, duda entre el tanga y la braga faja? Hay decisiones clave en materia de seducción, pero aquí partimos de la idea de que con quien vas a pasar la noche de San Valentín con es tu pareja (¿O no? 😉

Entonces de lo que se trata es de sorprender, de sacarle partido a un conjunto nuevo, bonito y sexy que os haga revivir la excitación de las primeras veces. ¿Te animas? Pues toma nota de algunos consejos que debes de tener en cuenta:

♥♥ Lo más importante: Tu ropa, también la más íntima, tiene que transmitirte seguridad. Cuando te pruebas algo tienes que sentir que está hecha para ti. Si te encuentras sexy y segura de ti misma, eso será lo que él perciba cuando llegue la sorpresa, así que si te pruebas unas braguitas o un sujetador que no te convencen… ¡Busca otro conjunto!

♥♥ Segunda regla de oro: Lo que te pongas, debe de ser cómodo. Si te molesta lo más mínimo, no te interesa. Recuerda lo que dijo una grande, Marilyn Monroe: “Tu ropa debe ser lo suficientemente apretada como para mostrar que eres una mujer, pero también lo suficientemente holgada como para demostrar que eres una dama”.

♥♥ Ojo con las tallas. Puedes caer en la tentación de comprar algo demasiado ajustado para realzar las formas, o al contrario, ir a una talla más para disimular lo que menos te guste. Es un error en cualquiera de los casos. El objetivo es seducir a tu pareja, no engañarte a ti misma.

♥♥ El tanga está fenomenal cuando queda bien. Pero si no puedes lucirlo en plenitud ¡Olvídalo! Un culotte bonito puede resultar perfecto para chicas de cadera ancha. Si lo combinas con un sujetador muy sexy, incluso con algo de relleno, le dejarás de piedra.

♥♥ Los materiales con los que están hechas las piezas de lencería son muy importantes, y no solo por la comodidad o la facilidad para lavarlos. Ya sabemos que el algodón es poco sexy, por eso deberías pensar en algo con poliéster y/o licra. La seda es la estrella en cuanto a lencería erótica, pero tiene el problema de que es un tejido muy delicado.

lenceria-chicas

♥♥ No descartes usar ligueros. Es una prenda poco habitual, pero con una capacidad de evocación tremenda para los hombres. Puede ser el detalle clave para una fiesta inolvidable.

♥♥ Lo que no puede faltar esa noche sobre tus piernas son unas bonitas medias. Hay modelos auténticamente sexys para la ocasión. Se volverá loco.

♥♥ Otra opción interesante son los bodys. Tienen la ventaja de marcar las formas y despertar el deseo a través de transparencias, encajes y pedrería. Si te animas con esta prenda, puede que tengas que colocarle la mandíbula antes de los preliminares.

♥♥ Un complemento ideal para rematar: Una venda para los ojos que te dará un toque bondage al estilo de 50 sombras de Grey.

La lencería es un comodín perfecto para una noche como la de San Valentín. Al igual que ocurre con el resto de la ropa y los complementos, se trata de partes del puzzle con el que construimos nuestra autoimagen. Nos aporta seguridad en nosotras mismas, y eso es algo que buscamos constantemente, a veces con un pequeño detalle, como el corte de pelo o el maquillaje, y otras a través de cambios permanentes, por ejemplo mediante una operación de pecho.

Ya tienes todos los ingredientes. El resto lo dejo a tu imaginación. Detalles como la música y las velas seguro que aportan un extra de romanticismo a una noche tan especial. Relájate, disfruta de tu pareja, y no olvides el consejo de alguien tan genial como Albert Einstein, que decía a quien le quería escuchar que “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

¡Feliz San Valentín! 😉

directora-clinicasok

Carmen Sierra
Directora de Clínicas OK!


Déjanos un comentario